58. Nada malo con “Hindutva” o “Hinduidad” – por Maria Wirth

Este artículo puede necesitar de una introducción para aquellos que nunca han oido hablar del concepto “Hindutva” especialmente en occidente, o que han recibido a través de los medios de comunicación la pobre e inadecuada equivalencia de ese término como “fundamentalismo hindú”, cuando no existe “fundamentalismo” en el hinduismo tal y como se entiende este concepto en occidente.

En la India algunas personas hablan de “Hindutva” de una manera peyorativa,  considerando el hinduismo como una amenaza para las demás religiones del país. No están reflejando el significado real de Hindutva, como Maria Wirth explica tan bien en su artículo más abajo. El hinduismo no es una amenaza para nadie sino un regazo para todos.

India no solo ha permitido, sino que ha alentado el desarrollo de otras religiones en su suelo: dio cobijo a refugiados de diferentes religiones y experiencias vitales, dando la bienvenida a todos, porque ese es el espíritu del hinduismo: Parsis de Irán, judíos y otros pudieron instalarse y vivir libremente en la India con sus creencias. El hinduismo no promueve la conversión. Las tradiciones dhármicas son LAS ÚNICAS que verdaderamente aplican aquello de “vive y deja vivir”, a diferencia del islam y el cristianismo que son apoyados por sus libros sagrados para imponer su religión en otros mediante la conversión por las buenas o por las malas.

No se puede negar la existencia de ciertos “elementos” que en el nombre del hinduismo están perpetrando acciones radicales; eso no es verdadero Hindutva o “Hinduidad”; esos son solo radicales que a pesar de pertenecer a la mayoría en términos religiosos, son los menos en número. Y surgen como una respuesta distorsionada o defensiva contra acontecimientos históricos o actuales PREVIOS de imposiciones y faltas de respeto del lado de las dos religiones judeo-cristianas mencionadas más arriba, o como respuesta a haber importado en la India las peores de nuestras costumbres occidentales que destruirán la sagrada perspectiva hindú de las cosas, costumbres estas y pensamientos que la “secularidad y la izquierda” apoyan en la India. Quede claro que no justifico, solo lo explico, que es muy diferente.

El núcleo, el corazón, la espina dorsal y la admiración causada en occidente ante la imagen de la India es sobre todo gracias a su ethos o esencia dhármica que ha sido conocida como hinduismo. Así que no es solo absurdo, sino también dañino el intentar eliminar esa esencia quitándola importancia o criticándola con prejuicios que no responden a la realidad. Dañino no solo para la India sino para todo el mundo que se beneficia del reconocimiento de las leyes universales con las que el Hinduismo está en sintonía. Y esto sin hablar de la fuente inmensamente vasta de varios conocimientos (matemáticas, astronomía, medicina, arte, música, botánica…) y de riquezas que la Madre India ha sido para el mundo sin el adecuado y merecido reconocimiento.

Las frases en negrita las he resaltado yo.

 

NADA MALO CON “HINDUTVA” O “HINDUIDAD” –

– AL CONTRARIO

por Maria Wirth

¿Está bien ser hindú pero Hindutva no está bien y es incluso peligroso? Muchos hindúes parecen recelosos de que se les asocie con Hindutva, a pesar del hecho de que Hindutva simplemente significa “hinduidad” o “ser hindú”. Tienden a aceptar la opinión que los medios de comunicación dominantes llevan mucho tiempo vendiendo: ‘Hindutva es intolerante y defiende las ‘motivaciones secretas comunales del un partido hindú de extrema derecha que quiere imponer el hinduismo uniformemente en este enorme país que está completamente en contra del ethos hindú.’

¿Es verdad esto? El Tribunal Supremo en 1995 declara que esto no es verdad:

“Hindutva es más indicativo de una forma de vida del pueblo indio. … Considerar Hindutva como hostil, enemigo, o intolerante de otras religiones, o como comunal procede de una apreciación impropia de su verdadero significado.”

De mi experiencia personal, yo también llegué a la conclusión de que es ‘una apreciación impropia de su verdadero significado’, cuando se cataloga Hindutva como comunal y peligroso.

Durante muchos años viví en la ‘India espiritual’ sin tener ni idea de lo importantes que eran los términos ‘secular’ y ’comunal’. La gente con la que me encontré valoraba la gran herencia de la India. Me dieron consejos sobre qué textos leer, qué Santos visitar, qué mantras aprender, etc, y escribí sobre ello para revistas alemanas. Solía pensar que todos los indios estaban orgullosos de sus ancestros, quienes tuvieron percepciones asombrosamente profundas acerca de lo que es verdadero y que dejaron un inmenso legado de textos valiosos sin paralelo en el mundo.

Sin embargo, cuando me instalé en un entorno  ‘normal’ lejos de ashrams y contacté con la clase media hablante de inglés incluyendo algunas esposas extranjeras, me impactó el que varios de mis nuevos amigos de nombres hindúes estuvieran ridiculizando el hinduismo sin saber nada sobre ello. Ni siquiera habían leído el Bhagavad Guita, pero afirmaban que el hinduismo era la más depravada de todas las religiones y la responsable de todos los males que sufre la India. El sistema de castas y Manusmriti eran citados como prueba.

Mis nuevos conocidos esperaban que me hubiera unido a ellos denunciando el ‘primitivo’ hinduismo, algo que no pude hacer porque sabía demasiado, no solo por haber leído, sino también por haber hecho sadhana*. Afirmaban que yo había leido los libros equivocados y me pidieron que leyera los libros adecuados, que me darían el entendimiento ‘correcto’. Ellos obviamente no dudaban de que su propia opinión fuera la correcta.

*sadhana: prácticas espirituales

Mi vecino, un auto-declarado comunista, me presentaba de vez en cuando a sus amigos como la “representante local del RSS**”. Era medio en burla, pero más de medio intentando ser despectivo. Mi reacción en aquellos momentos: “Si esto es lo que defiende RSS, entonces debe ser bueno.”

**RSS: una organización hindú

Defender el Dharma hindú me colocaba en la posición de ser acusada como perteneciente a la ‘brigada Hindutva’ de la que se rehuye por causas de correción política. Mi fallo fue atreverme a decir que el Dharma hindú era la mejor opción para cualquier sociedad. No realicé una afirmación sin fundamento, como la hacen el cristianismo y el islam y que pasa mayormente sin ser desafiada. Expliqué por qué el Dharma hindú es inclusivo y no divisivo, mientras que el cristianismo y el islam dividen la humanidad entre aquellos que supuestamente tienen la ‘fe verdadera’ y aquellos otros que están equivocados y pagarán por ello eternamente en el infierno, si no ya en la tierra.

Por supuesto, mi postura no es ni comunal ni peligrosa para India. El Dharma hindú es ciertamente no solo inclusivo, sino lo que es más importante, beneficioso para el individuo y para la sociedad y necesita ganar fuerza a costa del cristianismo y del islam, que son exclusivistas y por lo tanto perjudiciales.  Y sí, los políticos, también, necesitan basar sus vidas en el Dharma hindú si quieren ser eficientes en servir a la sociedad. Propagar creencias ciegas en un cuento extraño no tiene lugar en política, pero propagar y seguir el Dharma va en el interés de todos.

A mis amigos seculares no se les puede culpar realmente por su entendimiento defectuoso. Les han enseñado que el hinduismo es solo una religión más, pero inferior a las dos “únicas verdaderas” principales. Los niños generalmente no dudan de lo que aprenden. Pero el Dharma hindú está en una categoría completamente diferente a las religiones Abrahámicas (judeo-cristianas):

El Dharma hindú nunca se basó en dogmas irracionales y no necesitó de las leyes sobre la blasfemia para mantener controlados a sus seguidores. Es útil para la sociedad porque imparte sabiduría y da directrices para una vida ideal que reconoce la Esencia invisible, consciente, en este universo visible. No encorseta a la gente en un sistema de creencias increíble. Permite la libertad de pensamiento y emergieron muchas corrientes paralelas con diferentes formas de conectar a su esencia, que coexisten armoniosamente.

Como crecí en la Iglesia católica y conozco la estrechez mental con la que se adoctrina a los niños, me pregunto por qué las leyes indias incluso tras la independencia todavía favorecen a las religiones dogmáticas que trajeron los invasores con ellos más que al Dharma ancestral y benévolo, por ejemplo en educación o en relación a los lugares de culto. ¿No ven los políticos el verdadero peligro comunal? ¿No se dan cuenta de que ambas religiones dogmáticas no pueden convivir pacíficamente con los demás? Ambas necesitan dominar. Y ambas son muy poderosas en todo el mundo, política y financieramente. Mientras todavía no tengan el suficiente número (de seguidores) en la India, ellos pueden minimizar el dogma central de exclusivismo de sus ideologías. Pero existir, existe, y sus números están creciendo tremenda y rápidamente.

Los que se llaman a sí mismos seculares luchan por el derecho de los cristianos y de los musulmanes a reafirmar su identidad separada, lo que al final necesita “tragarse” a todos. ¿Y qué es esta identidad separada? Es meramente un dogma inverificable que impacta negativamente la mentalidad. Este dogma inverificable ve en los hindúes no solo foráneos, sino foráneos a los que se necesita menospreciar. ¿Cómo pueden los indios educados estar ciegos al peligro y el riesgo de tener más particiones futuras sobre la base de creencias religiosas no confirmadas, incluyendo el riesgo de más terribles derramamientos de sangre?  

Extrañamente, a las religiones exclusivistas no se las acusa de ser divisivas y comunales, pero el hinduismo sí lo es. ¿Por qué? A los hindúes se les pide que vean a Brahman, el Supremo uno, en todos. A diferencia de ello, a los seguidores de las religiones dogmáticas no se les pide que respeten a aquellos que respetan su ‘religión verdadera’. Incluso se les permite que les odien. Asusta la facilidad con la que los musulmanes matan infieles incluso en nuestros tiempos. Y extrañamente, incluso la matanza más espantosa de los musulmanes inspirados de ISIS es minimizada en los medios de comunicación del mundo. Pero si un hindú mata a un musulmán, los medios le dan amplia cobertura. ¿Por qué?

La humanidad necesita convencerse de la locura que supone pensar que el Ser Supremo ama a unos humanos más que a otros, porque creen en un libro determinado. Pero ¿cómo hacer que le encuentren sentido, y adopten la mentalidad hindú?

En las últimas semanas algunos indios, acérrimos ‘seculares’ de repente se han autodeclarado hindúes. Quizá allanen el camino para que otros les sigan. Sin embargo, parecen propagar (y pintarlo como un aspecto positivo) que para un hindú vale todo: creer o no en un Ser Supremo, ser o no vegetariano, ir a los templos o no, seguir las directrices de los Vedas o no. Parece implicar: ser honrado o no, etc. Representan al Dharma hindú como si no tuviera fundamentos.

Pero esto es sin duda incorrecto. El Dharma hindú tiene fundamentos, pero la diferencia es que son benévolos y útiles.

Ser hindú significa conocer y valorar las profundas percepciones de los Rishis (sabios antiguos) y seguir sus recomendaciones en nuestra propia vida. Estas percepciones puede que no sean obvias para los sentidos, como la afirmación de que todo, incluyendo la naturaleza, está impregnado de una consciencia (Brahman), pero puede realizarse como verdadera; de forma similar a como no es obvio que la tierra gira alrededor del sol, pero puede probarse. Para ser hindú no se requiere fe ciega.

Ser hindú también significa tener presente en el corazón el bienestar de todos, incluyendo a los animales y a las plantas, porque cada parte está intimamente conectada con el Todo. Especialmente la vaca es venerada y los Rishis dieron buenas razones por las que nunca se la debe matar. (Al final hay un vínculo para el video que probablemente prevendrá a cualquier humano verdadero de comer su carne.)

Ser hindú significa seguir la propia conciencia y usar la propia inteligencia bien. Significa sumergirse en uno mismo intentando conectar con la propia Esencia. Significa confiar en el propio Ser, Atman, y hacer lo correcto en el momento correcto.

Ser hindú significa ser sabio – no engañado o crédulo o tonto. Esta sabiduría sobre la verdad de este universo y sobre cómo vivir la vida de la mejor manera posible, fue descubierta y preservada en la India. Aunque sus principios son universales, válidos para toda la humanidad. 

¿No es hora ya de que nuestro mundo interconectado se de cuenta de esto y se beneficie de ello?

Por Maria Wirth

Video: https://www.youtube.com/watch?v=ecCPLt5rE58 “Myth of Holy Cow and Beef in Hinduism”

https://mariawirthblog.wordpress.com/2018/03/13/nothing-wrong-with-hindutva-or-hinduness-on-the-contrary/

CONCLUSIÓN, por Durga

Entonces si “Hindutva” es solamente la “cualidad de ser hindú” que se podría llamar “Hinduidad” en español, es más que hora de que ayudemos a desasociarlo de sus asociaciones equivocadas e interesadas, y que lo dejemos brillar por su significado real: la luz de un faro para el bienestar DE TODOS. Espero que este artículo contribuya a ese objetivo.

¡Feliz Navaratri a todos!*

*Navaratri: “nueve noches”, los nueve días y sus noches que empiezan hoy y ocurren dos veces al año, siguiendo el calendario astronómico hindú (como para todas las celebraciones). Están dedicados al aspecto femenino del Último sin forma, la Devi o Diosa o la Madre Shakti, en nueve de Sus más  prominentes manifestaciones. Cada forma de la Devi y Sus cualidades correspondientes se celebra y adora para la elevación de todos los aspectos femeninos de la creación y manifestación de Brahman. Para la elevación de toda la humanidad y de todos los seres (no solo de los hindúes). 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s