51. La conversión religiosa ES Violencia

Las conversiones religiosas forzosas están ocurriendo a gran escala en todo el mundo por cualquier medio. Éticamente, es inaceptable, porque es una violencia a la que cualquier persona sensible, independientemente de su propia religión, debería oponerse.

Este post no pretende hacer sentir bien (o mal) a nadie, sino afirmar algunos hechos relacionados con este tema, que no están en la mente de la mayoría de los occidentales. No pierdo la esperanza si incluso una sola persona que previamente no se ha dado cuenta de esto, ve ahora con sus propios ojos que algunos hechos humanos, como este de la conversión, son intolerables.

Aquí traduzco un artículo y una carta de un Mahatma (un santo y sabio) muy conocido a quien dediqué un post cuando dejó su cuerpo no hace mucho tiempo. Swami Dayananda Saraswati ha sido un modelo para nosotros de cómo armonizar la espiritualidad con la implicación en los asuntos que nos afectan en la vida del día a día. La conversión (las conversiones forzosas) no son un problema menor para los hindúes ni para ningún otro de las demás culturas no pertenecientes a las religiones abrahámicas.

Permíteme darte primero una aproximación  como ex-perteneciente (aunque nunca completamente convencida) a una religión mayoritaria en la que fui educada, el catolicismo, y acerca de cómo la mayoría de ellos sienten en relación a las conversiones y a las misiones en el extranjero. Dividamos, para un análisis simple, a los católicos (y a los cristianos en general) en cuatro tipos en términos generales:

  • laicos: no conocen su propia religión en profundidad, y confían en las palabras superficiales que se usan en las misas semanales: amor, hermandad, paz, la verdad de Jesús, etc. Incluso si, como está pasando en Occidente, han pasado décadas desde que acudieron a misa por última vez, estas ideas están profundamente metidas en su subconsciente. En su mayoría son personas bienintencionadas. Tienen totalmente lavado el cerebro para pensar que la suya es la única verdad, por lo que, ¿por qué no “ayudar a otros” a encontrar y vivir de acuerdo a esa “verdad” mediante las conversiones y las misiones en el extranjero (que buscan convertir bajo el disfraz de ayudar a los pobres)? ¿Por qué no sacarles de su error? Les han enseñado a mirar a los otros con condescendencia, en los casos más compasivos.
  • una minoría que, desconocedora del nucleo duro de la doctrina de su propia religión, consideran a la gente perteneciente a otras religiones como iguales; simplemente, se sienten cómodos en lo que conocen y en lo que han sido educados.
  • la alta jerarquía: algunos de los sacerdotes, obispos y por supuesto el Vaticano: incluso si existieran algunos convencidos y verdaderamente creyentes, diría que desafortunadamente, es una cuestión de dominación y de expansión del imperio. Ha sido la única manera en la que la Iglesia se ha expandido. La historia lo prueba: la espada ha sido el lenguaje usado demasiadas veces, tanto si les gusta como si no, la historia de la Iglesia así como la del Islam ha sido una historia de la sangre derramada por los infieles.
  • actitud y-a-mi-qué-me-importa: esto podemos encontrarlo en todas partes y en todos los campos, entre los seres humanos.

Mis esperanzas yacen con los laicos y con aquellos que ven a los otros como iguales. Si tan sólo abren un poco más sus corazones y sus mentes, se darán cuenta de dónde están.

Las cifras hablan por si mismas: la mayoría de los occidentales están abandonando su religión, pero la Iglesia no puede permitir que esto suceda, así que están centrando su objetivo en incrementar el número de cristianos en los paises no occidentales. El Papa Juan Pablo II no dejó lugar a dudas cuando afirmó que “Asia es el objetivo para el siglo XXI”. Veamos si con algo de concienciación, podemos hacer algo en relación a esto…obviamente para contrarrestarlo. 🙂

Ahora veamos las palabras de Shri Pujya Swamiji. Mucho mejores que cualquier cosa que yo pueda decir, sus palabras transmiten el DOLOR que la mitad de la humanidad está inflingiendo a la otra mitad. Está claro de que mitades estoy hablando: la agresión proviene de las religiones abrahámicas hacia la gente de las no abrahámicas y sus culturas. Siempre ha sido así y necesitamos un milagro para que esto pare o por lo menos se reduzca. Primero un artículo, y después, una carta a un Papa previo cuando visitaba la India. El resaltado en negrita está hecho por mí.

————————–

La Conversión es un Acto de Violencia
por Swami Dayananda Saraswati

Las religiones agresivas no tienen un derecho dado por Dios
a destruir las fes y culturas antiguas

La conversión religiosa en un tema discutido ampliamente en los medios de comunicación indios estos días. Creo que este asunto necesita ser entendido completamente por parte de todo el mundo de todas las religiones. 

Se puede decir categóricamente que las religiones del mundo pueden ser o bien agresivas o no-agresivas. Cada religión tiene cierta promesa en la forma de la meta última. Sus fieles intentan vivir la vida prescrita y alcanzar la meta prometida. Ni ellos ni su clero están ahí para traer a gente de otras religiones a su rebaño. Los zoroastrianos siguen su tradición religiosa sin intentar convertir a nadie a su religión. Esto es verdad con los seguidores de la tradición judía, la religión védica (conocida ahora como hinduismo), el shintoismo, el taoísmo y las muchas otras religiones de diversas tribus del mundo. Llamo a estas tradiciones religiosas no-agresivas porque no creen en conversiones agresivas. 

Después están las religiones como el cristianismo, cuyas teologías, conteniendo un número de creencias básicas no verificables, abogan por la conversión. La evangelización y la proselitización son compromisos sagrados de toda la estructura del clero altamente organizado. Los laicos inspirados por el clero no están menos comprometidos con la conversión. Son celosos en su misión de predicar y convertir. En su celo, el fin justifica los medios, en la mayoría de las veces. Desde los días de la Inquisición, cada intento registrado en la historia de parar su programa de conversión sólo inflamó la llama del celo. 

Como resultado, muchas religiones con sus culturas únicas, han desaparecido, dejando detrás sólo reliquias descomunales, como las de Grecia y México. La pérdida de tales grandes culturas vivas del mundo es la marca del éxito para el celo de las religiones agresivas. La verdad es que donde debería existir un sentido de culpa y arrepentimiento, hay un sentido de logro y orgullo. Muchos líderes de tradiciones no-agresivas piensan que la caridad de los misioneros está designada a neutralizar cualquier protesta de la comunidad religiosa nativa. Uno no puede descartar totalmente su pensamiento.

La conversión religiosa mediante la actividad misionera
continúa siendo un acto de violencia.

La conversión religiosa mediante la actividad misionera continúa siendo un acto de violencia. Es un acto de violencia porque daña profundamente, no solo a los demás miembros de la familia del convertido, sino a toda la comunidad que se entera de ello. Uno está conectado a varias personas en el mundo de uno. La persona religiosa en cada individuo es lo más íntimo, puesto que él o ella está conectado a una fuerza más allá de lo empírico. La persona religiosa está conectada solo a la fuerza más allá que ha aceptado ahora. Esta es la razón por la que el daño causado por la religión se puede convertir en violencia. Eso es por lo que una creencia religiosa puede motivar a un misionero para ser un mártir. Cuando el daño de lo religioso deviene agudo, explota en violencia. La conversión es violencia. Genera violencia.

Las religiones agresivas y las religiones no-agresivas no están al mismo nivel. La conversión es, por lo tanto, una repugnante agresión de un bando. La genialidad de las tradiciones no-agresivas no puede cambiar, y por ello no se les puede pedir que hagan lo mismo que hacen las religiones agresivas.

La humanidad no puede permitirse perder ninguna más de las tradiciones y culturas vivas existentes. Queremos disfrutar de las culturas religiosas tanto del cristianismo como del Islam, y también queremos disfrutar las culturas de los judíos, parsis, taoistas, shintoistas, hindúes y otros. La humanidad no permitirá la demolición de una pirámide por parte del gobierno egipcio para crear un complejo de apartamentos. Incluso aunque están en Egipto, las pirámides son demasiado antiguas para ser la propiedad de ese país. Son monumentos en pie del genio humano–pertenecen a la totalidad de la humanidad. Así también son los monumentos del pasado que se hallan por todo el mundo. 

La religión y la cultura a menudo son inseparables. Esto es especialmente verdad con la tradición religiosa hindú. La palabra de saludo, namaste, es una expresión de cultura así como de religión. Incluso aunque una marca religiosa en la frente es puramente religiosa, es tomada como parte de la cultura hindú. El rangoli (adornos pintados en el suelo con harina de arroz) a la entrada de una casa hindú no es solo cultural; es también religioso. La música y la danza hindúes no pueden separarse de la tradición religiosa hindú. No hay danza clásica, bharata natyam, sin que esté ahí Siva Nataraja. Las composiciones líricas clásicas de Mira, Tyagaraja, Purandara, Dikshitar y muchos otros están íntimamente conectadas a la tradición religiosa hindú. Por lo tanto, la conversión implica destrucción de toda esta cultura. Un cristiano comprometido no usará un tilakam (marca en la frente), mucho menos tendrá rangoli delante de su casa. Si no hay rangoli a la entrada de una casa en Tamil Nadu, inmediatamente sabemos que no pertenece a un hindú. Una mujer convertida a cristiana deja de usar las ropas tradicionales indias, como los saris, etc. Ninguna mujer cristiana usará un anillo en la nariz. Es sorprendente lo fácilmente que desaparecen las culturas por el programa de conversión a través de diversos medios, dejando solo monumentos muertos para ser preservados para la posteridad. A las tradiciones religiosas vivas, tejidas íntimamente en la tela de sus culturas respectivas, se las debe permitir vivir y prosperar. La conversión religiosa debería parar –  las religiones agresivas deberían darse cuenta de que están perpetrando violencia cuando convierten. Queremos que vivan y que dejen vivir a los demás.  

 ——-

Una Carta Abierta al Papa Juan Pablo II
de Swami Dayananda Saraswati
29 de octubre, 1999

Su Santidad,

En nombre de muchos hindúes a los que conozco personalmente, doy la bienvenida a su visita a Bharat (nombre tradicional de la India). Este es un país con una civilización ancestral y una cultura religiosa única que acomoda a muchas tradiciones religiosas que han venido a este país a lo largo de los siglos. 

Siendo la cabeza del Estado Vaticano y también de la Iglesia Católica con muchos seguidores por todo el mundo, disfruta de una posicion altamente venerable y puede jugar un papel significativo en difuminar los conflictos religiosos y en preservar las ricas culturas del mundo. Usted en su Carta Apostólica “Tertio Millenio Adveniente, 38” (10 de noviembre de 1994) ha expresado su intención de convocar una Asamblea Especial del Sínodo de Obispos por Asia. Después de ver el informe del Pre-Concilio de la Secretaría General de la Asamblea Especial del Sínodo de Obispos seleccionados por usted, quiero amablemente remarcarle la preocupación de muchos hindúes en este país sobre la conversión religiosa. En el Segundo Concilio Vaticano, el estatus acordado para las religiones del mundo era el de “un medio para prepararles para Cristo”. Todos entendemos que la religión católica no acomoda a las otras religiones, excepto en este contexto. Pero le estoy reclamando aquí que todas las personas tienen la libertad de tener su propia religión.

En el pasado reciente, usted mencionó que la razón debe ser respetada. Sobre la base de la razón, ninguna creencia no verificable va a hacerlo mejor que otra creencia no verificable. Por lo tanto, según la razón, no hay base para la conversión en cuestiones de fe. 

Además de la razón, existe otro asunto importante que le solicito que considere. Entre las tradiciones relgiosas del mundo, están aquellas que convierten y aquellas que no. Las tradiciones religiosas que no convierten, como los hindúes, judíos y zoroastrianos, les dan a los demás la libertad de practicar su religión tanto si están de acuerdo con los dogmas de los demás como si no. No desean convertir. Las caracterizaría como no-agresivas. Las religiones que están comprometidas por sus teologías a convertir, por otra parte, son necesariamente agresivas, ya que la conversión implica una intrusión consciente en la vida religiosa de una persona, de hecho, en la persona religiosa. 

Esta es una intrusión muy profunda, al ser la persona religiosa lo más profundo, lo más básico en cualquier individuo. Cuando esa persona es afectada, se causa un daño que es muy profundo. La persona religiosa es violada. La profundidad de este daño se confirma con el hecho de que cuando un sentimiento religioso es violado, puede producir un mártir. La gente conectada a una persona convertida son dañados profundamente. Incluso la persona convertida sufrirá daño por debajo.  

Debe preguntarse necesariamente si ha hecho lo correcto y, es más, tiene que afrontar una alienación interior de su comunidad, una comunidad a la que ha pertenecido durante generaciones, y así una alienación de sus ancestros. No creo que eso pueda sanarse completamente. La conversión religiosa destruye comunidades con siglos de antigüedad e incita la violencia comunal. Así, para cualquier ser humano, todos los sentimientos religiosos deben ser respetados, tanto si es un sentimiento musulmán, como un sentimiento cristiano, como un sentimiento hindú. 

Es más, en muchas tradiciones religiosas, incluyendo la tradición hindú, la religión está entretejida en la tela de la cultura. Por lo que la destrucción de una religión supone la destrucción de una cultura religiosa. Hoy, por ejemplo, no hay cultura griega viva; solo hay monumentos vacíos. Los mayas, los romanos y muchas otras culturas ricas están perdidas para siempre y la humanidad se ha empobrecido por ello. Permitamos por lo menos a la humanidad que disfrute las riquezas del mosaico de culturas que aún existen. Cada una tiene alguna belleza, algo con lo que contribuir a la riqueza de la humanidad. 

Es incorrecto golpear a alguien que está desarmado….
La conversión no es meramente violencia contra la gente;
es violencia contra gente
que está comprometida con la no-violencia.

En cualquier tradición, es incorrecto golpear a alguien que está desarmado. En la tradición hindú, esto se considera un acto inhumano, por el que el castigo es severo. Un budista, un hindú, un judío, están todos desarmados, en el hecho de que no convierten a otros. No puede pedirles que cambien la genialidad de sus tradiciones y empiecen a convertir para combatir la conversión. Porque es la tradición de estas religiones y culturas el no convertir, los intentos de convertirles en una agresión unilateral. Es golpear al desarmado. Respeto la libertad de un cristiano o un musulmán de practicar su fe. No acepto muchas de sus creencias, pero quiero que tengan la libertad de seguir su religión. 

No puede pedirme que responda a la conversión convirtiendo a otros a mi religión porque no es parte de mi tradición. No creemos en la conversión, incluso aunque algunas organizaciones hindúes han traido de nuevo a algunas personas convertidas. Así, la conversión no es meramente violencia contra la gente; es violencia contra gente que está comprometida con la no violencia. 

Estoy dolido por la conversión religiosa, y muchos otros como yo están dolidos. Milliones están dolidos. Hay muchos asuntos que tratar en relación a la conversión, pero quiero llevar su atención solo al asunto central aquí, que es la violencia unilateral. La conversión religiosa es violencia y alimenta violencia. Al convertir, también está convirtiendo al no violento a la violencia. 

Cualquier protesta contra la conversión religiosa es siempre tildada de persecución, porque se mantiene que a la gente no se la permite practicar su religión, que se refrena su libertad religiosa. La verdad es completamente diferente. La otra persona también tiene la libertad de practicar su religión sin interferencia. Es su derecho de nacimiento. La libertad religiosa no se extiende a tener un programa planeado de conversión. Un programa así se interpreta como agresión contra la libertad religiosa de los demás.  

Durante los años de su oficio papal, usted ha traido ciertos cambios en la actitud y en la perspectiva de la iglesia. En nombre de las religiones no-agresivas del mundo, los hindúes, los parsis, los judíos y otras religiones nativas de diferentes países, le pido que detenga la conversión y cree un estado de cosas en el que todas las culturas religiosas puedan vivir y dejar vivir. 

——

Swami Dayananda es (era) un sannyasi (monje) de la tradición de Adi Shankara y de Veda Vyasa, fundador de los Centros Arsha Vidya en la India y en los Estados Unidos. Ha enseñado por todo el mundo durante varias décadas. (Arshavidya.org)


Ahora veamos algunas cifras. La fuente es la Enciclopedia Británica:

Este cuadro refleja la información de los pertenecientes a cada religión naturales (por nacimiento), convertidos, y el porcentaje de crecimiento de esa religión.

A la derecha dice lo siguiente:

  • El cristianismo es la religión que ha crecido más rápido tanto en número de nuevos adeptos debidos al crecimiento natural (nacimientos menos muertes), así como en número de nuevos convertidos (los nuevos convertidos menos los que se salen).
  • El crecimiento total del cristianismo (25.210.195) suma el equivalente de más de la población de Australia (21.555.500) o del estado americano de Texas (23.904.380) de nuevos cristianos en el cristianismo. Todos los años.
  • El número de nuevos convertidos al cristianismo es más de dos veces el número combinado de todas las demás religiones tabuladas, incluso si sacamos las que tienen números negativos (2.501.396 contra 1.090.541).
  • Los nuevos convertidos al cristianismo (2.501.396) suma el equivalente de más de la población de Latvia (2.268.000) o casi el estado americano de Nevada (2.565.382) de nuevos cristianos en el cristianismo. Todos los años.

La libertad más íntima es la libertad religiosa. Todo el mundo tiene derecho a cambiar de religión si VOLUNTARIAMENTE lo buscan. Pero nadie tiene derecho a imponer la suya a nadie más. Y esto es lo que ambas religiones abrahámicas están haciendo. Está en el núcleo de su misión. ¿Por qué es tan dificil de captar este entendimiento básico?

Si continuan pensando que es su deber y su derecho extender su imperio por las buenas o por las malas mediante las conversiones, nosotros como hindúes tenemos un deber y un derecho de defendernos aunque solo sea para parar este abuso ignominioso. Ante un ataque, existe el derecho legítimo a la defensa. Claro como el cristal.

Jai Durga Ma! (¡Victoria a la Madre Durga!)

FUENTES:

http://www.swamij.com/conversion-violence.htm

http://www.hinduwebsite.com/hinduism/h_conversions.asp

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s