50. La realidad no dual del Señor Shiva

Escrito por el Pandit David Frawley, copiado de https://bharatabharati.wordpress.com/2017/02/22/the-non-dual-reality-of-lord-shiva-david-frawley/

hinduism-siva

Shiva es básicamente una deidad que representa al Absoluto no dual más allá de todos los contrarios y de los opuestos de este mundo dualista de tiempo, espacio y karma. Él es la fuerza de unidad trascendente que es más que la combinación de los opuestos y mantiene simultáneamente el poder de ambos lados de todas las dualidades (frío-calor, dolor-placer, bueno-malo, yo-el otro). Shiva es una deidad que trasciende la dualidad en su propia naturaleza, apariencia y manifestación – lo que también requiere de que abarque todas las dualidades y las resuelva de vuelta en sí mismo. Esto hace que Shiva sea dificil de entender para la mente dualista capturada en diferencias y distinciones externas.

Shiva refleja la verdad suprema que mora más allá de la verdad relativa y de la falsedad relativa. Él es el Ser Supremo más allá de ambos, el ser relativo y el no ser relativo. Él es el bien supremo más allá de ambos, el bien y el mal relativos. Él abarca nuestro mundo por ambas partes, arriba, abajo y en el centro y sin embargo, permanece infinitamente más allá de él. Él es Uno, pero lo es todo. Él lo es todo y nada, tanto dentro de todas las cosas, como fuera de todas las cosas, y no está limitado por nada.

Como una deidad no dual, Shiva parece contrario a nuestras opiniones prevalentes de lo que es lógico, correcto o adecuado. A Shiva se le representa como un yogui desapasionado y aún así tiene las pasiones más poderosas y la esposa más bella y poderosa. Él destruye a Kamadeva, el Dios común del amor, pero entonces se convierte Él mismo en el Dios Supremo del Amor, Kameshvara. Nos lleva más allá del sufrimiento, pero para hacerlo puede causarnos un dolor insoportable.

Shiva despierta una consciencia superior en nosotros, pero para que esto ocurra primero nos lleva más allá de todas nuestras ideas preconcebidas, haciéndonos ver la oscuridad de la ignorancia tras nuestras vidas. Shiva representa nuestro Ser superior que es la meta de nuestras aspiraciones, pero para alcanzarle, debemos permitir que nuestro ego, sus apegos y opiniones, se esfumen, abandonando por completo nuestro sentido normal del “yo”.

 

El reto de nuestro encuentro con Shiva

Shiva en sus diversos nombres, formas y acciones es un reto para nuestra comprensión. El Señor Shiva no debe ser fácil de comprender, ni podemos presentar su realidad de una manera simple que resuelva todas las dudas en cuanto a lo que realmente representa. Para contactar la realidad de Shiva debemos afrontar todas las dudas y dificultades dentro de nosotros mismos y aprender a movernos más allá de ellas con firmeza y gracia. Debemos reconocer las limitaciones de la mente y sus conocimientos específicos. La representación de Shiva no está para ser sólo una apariencia agradable para nosotros, lo mismo que la vida no siempre es amable. Nuestro encuentro con Shiva es para zarandearnos, para agitar nuestras energías transformadoras internas – para conseguir que nos cuestionemos a nosotros mismos y todo lo que consideramos verdad o realidad.

Cualquier encuentro real con el Señor Shiva no es probable que se amolde a nuestras creencias, esperanzas o expectativas. Puede que no nos deje sintiéndonos más seguros de quienes somos, o más seguros de que nuestras vidas se estén moviendo en la dirección adecuada. Un encuentro con Shiva puede que inicialmente no nos haga sentir más felices o nos de más prosperidad o lo que podamos considerar como una vida mejor.

Shiva no es lo que pensamos que se supone debe ser Dios, que se ajuste a nuestras opiniones o esperanzas; Shiva es lo que verdaderamente es el Divino Supremo más allá de las limitaciones de nuestras mentes y de los dogmas fijos de ninguna religión o creencia en particular. Shiva es la realidad suprema, no nosotros, nuestras ideas, opiniones, libros o instituciones. Shiva es la realidad cósmica, no nuestra imaginación y fantasía individual o colectiva. No hay un apartado en el que podamos situar a Shiva, ni fórmula o estructura a la que la mente pueda llegar y que pueda comprenderle.

Para llegar al estado de conciencia suprema que es Shiva, debemos permitirnos a nosotros mismos desvestirnos de todo nuestro condicionamiento personal hasta el nivel subconsciente, más allá de los recuerdos de la vida presente y de las percepciones del mundo exterior. Debemos aprender a vernos a nosotros mismos en todos los seres, pasados, presentes y futuros. Debemos volvernos humildes hasta el núcleo de nuestro ser donde no existe autoimagen, y donde no hay otro a quien tengamos que amoldarnos, complacer o temer.

La mente humana como es hoy no es una consciencia inteligente en la que podamos confiar para determinar qué es real. Es un mecanismo de respuesta condicionada para la superviviencia biológica y el desarrollo social. La tecnología de la información ha aumentado sus poderes pero no nos ha llevado más allá de sus limitaciones dualistas. Pero en el silencio del corazón, donde todo es olvidado, uno puede saber la verdad. Tú eres Shiva en tu Ser más profundo y en tu mismo núcleo. Shiva es la realidad no dual en la que tu personalmente no estás allí, pero en la que a través de tu esencia más profunda de sentimiento y consciencia lo eres todo.

Podemos aproximarnos al Señor Shiva de muchas maneras, mediante rituales, yoga, mantras, pranayama y meditación, pero todas estas son solo medidas oportunas para llevarnos más allá del cuerpo y la mente al misterioso núcleo de nuestro ser que lo sabe todo intuitivamente sin ser atrapado en ningún concepto.

 

¡Om Namah Shivaya!

» El Dr. David Frawley (Pandit Vamadeva Shastri) es un maestro de la tradición Védica. En la India, Vamadeva es reconocido como un Vedacharya, e incluye en su amplio abanico de estudios: Ayurveda, Yoga, Vedanta y astrología Védica, así como las enseñanzas Védicas hasta el Rig Veda. Artículo de Vedanet.


Soy una devota de Shiva. No elegí serlo conscientemente, estaba impreso profundamente en mis samskaras de vidas anteriores. Por ello me gusta pensar que Él me eligió a mí. Pero si yo tuviera que elegir, le eligiría a Él una y otra vez. Porque todavía me muevo en el mundo de la dualidad la mayor parte del tiempo, sé que mi Shiva, quien es mi naturaleza interna así como la naturaleza interna de todos y de todo, aparece en la forma y de la manera que somos capaces de comprender según nuestro nivel de evolución espiritual. Para mí Él es el Definitivo, quien, para acercarse a Sus devotos, puede aparecer en sus mentes o incluso físicamente de una manera reconocible como se le ha representado desde antiguo. Incluso dicen que ha sido visto en algunos Kumbha Melas, el mayor festival religioso en el que se dice que Sus devotos Le esperan. Pero en lo más profundo de mí, se y siento que la naturaleza no dual de Shiva es una verdad superior. Porque ya Le he sentido en cada latido de mi corazón y en cada respiración que hago.

Algún día, quizás, tendré que hacer como mi amado Sri Ramakrishna tuvo que hacer. ¡¡Qué escena más emotiva!! La Madre Kali era visible y estaba viva, Ella era (y es) verdad para Sri Ramakrishna. Él solía visitarLa en el templo, y tuvo muchas conversaciones con ella. A Sri Ramakrishna le enseñaron diferentes gurús de tradiciones diferentes, todos acudieron a él donde él vivia, porque era su destino pasar por sadhanas que para otros llevaría vidas el completarlas, para él experimentaba lo que esas sadhanas enseñan en periodos cortos de tiempo. Un día su maestro advaita (no dual) llegó. Totapuri fue llamado a acudir alli por su Intuición Superior sólo para enseñar a Sri Ramakrishna, como todos los demás gurús. No existía nada más en el Universo para Sri Ramakrishna que la Madre de su corazón. Totapuri estaba allí para enseñarle que Su madre no era otra que su propia naturaleza interna y la naturaleza interna de todo, y eso era algo dificil de digerir para él. Así que como el buen Hijo que era, fue al templo para hablar con la Madre y pedirla Su permiso. Sólo cuando Ella le dio Su permiso para trascenderLa en su forma dual (devoto-objeto de devoción), volvió a Totapuri, aceptó la enseñanza, y le fue dada la gracia de la experiencia no dual. Desde entonces, se convirtió en el ser iluminado que conocemos, incluso considerado por muchos como un avatar, porque realizó que él mismo no era otro que el Divino en él. No era otro que la Madre Kali, ni otro que el Señor Shiva, ni otro que Sri Krishna.

Esta es, para muchos entre los que me incluyo, la realización más alta que uno puede tener. Realización no significa comprensión, no significa creencia. Significa experimentar, y que tal experiencia se convierta en condición estable y permanente en la que el ser humano reconoce Quien es en realidad.

Sólo con Su gracia podré ser yo capaz de trascenderLe de su forma dual y realizarLe. Que todos sean felices y bendecidos por el Señor Shiva de la manera que les venga mejor a sus necesidades espirituales.

¡Feliz Maha Shivaratri (la gran noche de Shiva) a todos!

43179-004-440958af

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s