24. ¿Por qué me hice hindú?

Este es mi artículo más personal y ha estado guardado como borrador durante mucho tiempo, porque mi intención con este blog es hacer lo que esté en mi mano para defender el Dharma, y mi vida personal no es para nada importante. Sólo quiero ser un vehículo de Él. Pero de alguna manera, sentí que podría ser bueno que lo publicara.

Cuando tenía catorce años, la espiritualidad ya se había convertido en mi búsqueda más importante, aunque no sabía ponerle nombre. Algún tiempo después, cuando mis amigas empezaban a saltarse la misa de los domingos porque la encontraban aburrida, yo empecé a saltármela porque lo que contaban en la iglesia no resonaba dentro de mi. Estaba encontrando una especie de desequilibrio entre lo que sentía dentro y mi entorno católico. Pero aún no sabía que pasaba. Así que comencé a indagar y a realizar preguntas a toda clase de sacerdotes, representantes de sectas y nadie era capaz de responderme a mis preguntas. No importaba de que religión se tratara, que sistemáticamente resolvían todas mis preguntas diciéndome “es una cuestión de fe”. Entonces empecé a ansiar el tener una experiencia de Dios. La fe en Él mediante lo que otros me habían contado, no era suficiente para mí.

Más tarde, empecé a practicar yoga y meditación pero deje de atender las clases. Aunque estaba con uno de los expertos profesores de Yoga en España, y él da las clases de una forma relativamente auténtica, había un techo en sus clases que yo quería atravesar: como él quería satisfacer a todo el mundo, ateos y cristianos, no hacía mención a cosas que estaban dormidas en mí esperando a ser despertadas. Estaba literalmente ansiando a Dios.

Por aquellas fechas, ya había comenzado el estudio del hinduismo y del budismo. La India estaba despertando para mí y dentro de mi, y tenía que manejar en mi la extraña sensación de alguien que nunca en esta vida ha estado en la India, y sin embargo se desarrollaba una atracción creciente hacia ella que se estaba convirtiendo en una obsesión. En resumen: ¡no me estaba entendiendo a mi misma en absoluto!

Por determinadas causas y con todos mis respetos, lo que pude entender del budismo no me convencía plenamente. Y sólo estaría satisfecha con algo que me convenciera 100%. Por entonces empezaba a pensar en el Señor Shiva como si Él me estuviera llamando…..estaba cercana a la locura…¿por qué me está ocurriendo todo esto? Empecé a necesitar saber sobre la India diariamente, buscando noticias de la India, leyendo libros relacionados con la India y con el hinduismo. La teoría de la reencarnación se convirtió en la única posible respuesta a mi obsesión: “Debo haber sido india, y no hace demasiado tiempo”. Así que consulté un astrólogo indio para ver si había algo que me pudiera decir sobre mi que explicara lo que me estaba pasando. Mi fuerte atracción espiritual tenía una razón, y estas fueron sus palabras: Mi interior me dice que ha vivido una de sus vidas previas en la India en algún lugar cercano al Sagrado Ganges. El lugar exacto lo desconozco, pero la imagen de una piadosa mujer india realizando prácticas espirituales a las orillas del Ganges es la sensación súbita que tengo cuando intento retroceder y encontrar su vida pasada (por supuesto, todos hemos tenido muchas vidas previas y no sé en cual de sus nacimientos ha vivido usted en la India: pero que usted vivió en la India una vez en una encarnación anterior…eso es seguro).

 

varanasi1

 

Esta fue mi primera explicación satisfactoria a mi atracción por la India y por la Madre Ganga, aunque aún queda pendiente descubrir que hay ahí para mi para la llamada continua que siento desde Varanasi (Benarés).

Mientras tanto, mi amor por Shiva iba creciendo y naturalmente Él se convirtió en mi Ishta Devata (la forma de Dios de mi preferencia), regalándome satisfactorias experiencias en relación a Él: Le debo mi vida, y mi ahora absoluta seguridad de “la existencia de Dios”, como nuestra naturaleza interna y como la naturaleza que permea toda la existencia. Cito aquí las palabras del Gurú Shri J.P.Vaswani en su libro “¿Por qué la gente buena sufre?” porque encajan perfectamente con mi propia experiencia:

“La pregunta permanece – ¿Qué es Dios? ¿Puede Dios ser visto y contactado y hablar con Él? – Estas mismas preguntas obsesionaban la mente del joven Narendra (Swami Vivekananda), y le preguntó a Shri Ramakrishna – “¿Ha visto usted a Dios? Rápida llegó la contestación del Santo – “Sí, he visto a Dios. ¡Le veo a Él más claramente de lo que te veo a tí!”.

Narendra no estaba convencido todavía. Preguntó – “¿Puedo yo ver a Dios?”

“Sí”, replicó el Santo. “Todo el mundo puede ver a Dios”. Entonces, tras un silencio de un minuto, el Santo dijo – “Pero ¿donde están los que están deseosos de ver a Dios? Los hombres lloran por las mujeres y las mujeres lloran por los hombres. Los chicos derraman litros de lágrimas por las chicas y las chicas derraman lágrimas por los chicos. ¿Dónde están los que derraman lágrimas de amor y anhelo por Dios? Verdaderamente, esto te digo, si lloras por el Señor con profundo anhelo en tu corazón, ¡Dios seguro que se te revelará!”.

Derramamos lágrimas por las cosas que el mundo da y el mundo quita. Lloramos por nuestros seres queridos, que pertenecen a un mundo transitorio. ¡En este mundo nada permanece! Todo, -todas las formas, – son una burbuja que flota en la superficie del agua. En un momento existe: ¡en otro momento se ha desvanecido! ¡Solo Dios existe! Bendita es la persona cuyo corazón está lleno de puro amor y anhelo por el Señor Eterno. Un signo de este amor son las lágrimas. Cuando tus ojos derraman lágrimas por amor a Dios, Él no está lejos de tí. Como el rojo de los cielos al amanecer es una señal segura de que el sol está a punto de salir, así el enrojecimiento de los ojos por lágrimas de amor puro y anhelo por Él es una señal segura de que el Señor pronto se te va a aparecer. ¡Las lágrimas limpian el espejo manchado del corazón y te capacitan para la contemplación en él del Rostro Beatífico del Amado!”

 

Sadhguru-Ramakrishna-and-Vivekanda-540

 

 

 

 

 

 

Verdaderamente, si uno ansía a Bhagavan, Bhagavan escucha. Siempre se ha dicho que cuando caminamos un paso hacia Él, Él camina siete pasos hacia nosotros. Y puedo dar testimonio de que esto es cierto. Pero diría que incluso este ansia por Él es Él mismo mostrándonos cómo rasgar los velos de la ignorancia y alzanzarLe a Él que es el más diminuto y el más grande, el más cercano y a la vez el que está en todas partes.

Esperé una oportunidad de visitar la India, pero quería un viaje espiritual, no turístico. ¿Como podría suceder? Pero sucedió: el Señor Shiva proveyó de las circustancias adecuadas y primero visité Tamil Nadu, donde tuve una bella humilde experiencia con una pareja de sadhus (ascetas hindúes) en un templo maravilloso: no compartíamos ninguna herramienta de comunicación a no ser los ojos y la sonrisa. Así que llevada por una extraña fuerza atrevida, les hice pranams (saludo de respeto), les sonreí, y me regalaron las sonrisas más puras que me hablaron de alegría divina compartida.

Años más tarde viajé a Bengala Occidental, en ambos lugares me sentí como en casa. He mencionado en los primeros artículos que cuando he estado en la India, siento algo que nunca antes había sentido en ningún otro sitio: una osmosis perfecta y un equilibrio entre lo que está “dentro” de esta piel, y el exterior. Chispas invisibles en el aire. La oportunidad de ir a Bengala Occidental surgió en varias ocasiones, incluyendo peregrinajes a lugares espirituales, conocidos como Dakshineswhar, el lugar sagrado de Sri Ramakrishna Paramhansa, donde tuve una experiencia espiritual fabulosa, y otros lugares no tan conocidos pero igualmente satisfactorios para mis sedientas aspiraciones. Aquí hallé la segunda explicación a mis “sentimientos indios”: un tántrico de confianza estudió mi caso y llegó a la siguiente conclusión, más o menos me dijo estas palabras: “He tenido que trabajar en su caso durante una semana, tal es la abrumadora información que estoy recibiendo de usted y sus conexiones con la India, y especialmente con este lugar, en Bengala Occidental: ha estado viviendo en este área justo en su encarnación anterior: era una mujer que vivía en un pueblo, querida por sus vecinos, muy devota de Shiva que solía adorarle en uno de los templos del pueblo. Le hizo una promesa a Shiva que no pudo cumplir porque murió antes. Esta es la razón por la que Shiva es tan importante para usted en esta vida.”

Ahora todo empezó a tener sentido para mí. Soy india en lo más profundo de mí, una india hindú, disfrazada de ropas occidentales. Y así es exactamente como me siento en esta vida: más india que española…aunque estoy lejos en varias facetas de encajar en la india en mi, porque las influencias de crecer en un ambiente occidental son demasiado poderosas. Pero no me identifico ni con los occidentales, ni siquiera con los occidentales hindúes, aunque obviamente no me puedo considerar india, siendo así es como me siento. Mi camino espiritual personal ha tenido mucho que ver con quitar los velos de las influencias occidentales, dejar ser a la india en mi, para finalmente trascender cualquier identificación humana en busca de la Una y Única Identificación Real: la identificación con Brahman.

 

Entonces, para responder a la pregunta del título, “¿Por qué me hice hindú?”, diría: porque ya era hindú antes, y mi amado Shiva lo trajo de nuevo a mi memoria. Hindú, un nombre moderno para el Sanatan Dharmi, o Védico, es alguien que se da cuenta de la existencia de Leyes Universales, las acepta y trata de ajustarse a ellas lo más posible siendo dhármico (por favor, ver articulos números 3 y 4). Sanathan Dharma es el Camino Eterno, la forma científica en la que el Universo funciona. Ha respondido todas mis preguntas vitales, y ha borrado mi duda angustiosa sobre la existencia del Divino, porque recordar mi verdadera naturaleza espiritual (que es la misma naturaleza espiritual en todo), ha devuelto la armonía a mi vida: la armonía de recorrer el sendero de la Verdad hacia el Divino en todo, esto supone fluir con la corriente del Universo. Y me siento extremadamente bendecida y agradecida.

¡OM NAMAH SHIVAYA! (¡Salutaciones a Shiva!)

Advertisements

One thought on “24. ¿Por qué me hice hindú?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s